¿Qué opinas?

Se avecina el invierno y con este las bajas temperaturas, lo complejo es que ante el escenario de crisis sanitaria que hoy vivimos debemos estar aún más atentos con nuestros niños y adultos mayores.

Ya sabemos que con el cambio de estación, que iniciará el sábado 20 de junio, los cambios de temperatura, la llegada de las gripes y resfríos, congestiones nasales y dolores de garganta abundan, sin embargo, todo lo anterior se puede prevenir a través de la alimentación.

Alimentos para evitar el resfriado
A continuación te presentamos los alimentos que pueden ayudar a combatir este
invierno;

FRUTAS DE ESTACIÓN:

La idea es comer 2 a 3 frutas diarias por su alto contenido de vitaminas y minerales. El Kiwi es una de las frutas con mayor contenido de vitamina C, estudios demuestran que incluso posee el triple de una naranja, otra fruta que junto al limón con altamente recomendables para combatir el resfrío.

JENGIBRE:

Es una raíz originaria del continente asiático, popularmente conocido porque ayuda a aliviar problemas de salud y dolencias de todo
tipo, idealmente gripes, resfriados, tos e infecciones de las vías respiratorias. Una infusión que no falla es la de jengibre con limón y miel, ideal para estos días más fríos y para los que sientan que podrían resfriarse.

MIEL:

Considerada un superalimento por la grandísima cantidad de beneficios y propiedades que aporta a la salud. Es rica en prácticamente todas las vitaminas: A, C, D, B1, B1, B3, B5 y B6, en cobre, magnesio, hierro, fósforo, potasio y azufre, por lo que aumenta de partida las defensas. Es un remedio natural para la tos por sus propiedades antioxidantes y antimicrobianas, y ayuda especialmente a calmar los dolores de garganta. Lo mejor de todo es que es deliciosa y muy energizante.

CANELA:

Como parte de sus componentes, la canela contiene fibra, minerales, vitamina C, tiamina, hierro, potasio, sodio, fósforo y mucho más. Es muy eficaz para el tratamiento de dolencias y actúa a favor de enfermedades respiratorias, porque es antibacteriana, expectorante y antiinflamatoria, ideal para los cuadros de bronquitis y resfriados. Ayuda a expulsar las mucosidades, rebaja las inflamaciones y es muy recomendable para calmar la tos.

AJO:

Contiene muy pocas calorías, estimula el sistema inmunológico y es un potente agente antibacteriano, antiviral y antihongos, incluso tan eficaz que los antibióticos más populares. Es rico en vitamina C, vitamina B6, manganeso, calcio y fósforo. Si una persona es propensa a resfriarse, añadir ajo a la dieta puede ser increíblemente útil, sobre todo porque es un alimento fácil de incluir en la mayoría de los platos, en especial en sopas y salsas, pues su intenso sabor añade un gusto y sazón especial a las comidas.

Finalmente la hidratación es básica y sumamente importante para sobrellevar un resfrío, si nuestras mucosas están hidratadas, facilitamos la acción de nuestras defensas. Por eso el consumo de dos litros de agua a diario es vital, ideal si añadimos jugos ricos en vitamina C.

Skip to content